The last guardian

En los últimos años, los cambios sociales propiciados por las nuevas tecnologías son innegables e imparables. Tanto es así, que han llegado al juego de las niñas y los niños. Aún hoy en día encontramos a detractores de los videojuegos. Sin embargo, yo soy totalmente partidaria de aprovechar sus ventajas y sacarle el mayor partido posible.

Los videojuegos son muy buenos recursos si seleccionamos el juego adecuado. Siempre debemos tener en cuenta la edad y las capacidades de los jugadores y buscar temáticas adecuadas en cada caso.

Albert Barraso nos habla de The last guardian, un videojuego para Playstation 4 que, a pesar de estar recomendado para todos las edades, requiere de ciertas habilidades y conocimientos. Es un videojuego de puzles que se basa en una experiencia interactiva.

El videojuego cuenta la historia de un niño que se despierta junto a un animal en un misterioso lugar del que deben escapar. La superación de cada pantalla debe hacerse a través de la colaboración entre el niño y el animal, quienes empiezan teniendo una relación algo distante y desconfiada que va mejorando gracias a las aventuras que pasan juntos. El animal no es un complemento del juego que controlamos a nuestro antojo, sino que va a su aire: hay situaciones en las que hace caso al jugador y otras que no. Además, a medida que el vínculo se refuerza comparten nuevas actividades como el juego, o calmarse mutuamente después de un combate…”

Además, se da mucha importancia a la comunicación entre ambos y el jugador debe aprender a comunicarse con el animal para transmitirle las necesidades del juego. Aun entendiéndonos, el animal puede hacernos caso o no, lo que requiere conocer al animal y buscar las maneras para convencerle. Además, en esa comunicación se dan emociones como la rabia, el miedo o la alegría, que debemos aprender a identificar y gestionar. La necesidad de plantearnos como se encuentra el otro y que podemos hacer para que se sienta mejor nos ayudará a fomentar la empatía de los jugadores hacia otros seres vivos.”

Quizás sin las partes más realistas, The last guardian acaba facilitando situaciones similares a las propiciadas por Shelter, el videojuego sobre la madre tejona. Así que ya sabéis. Si tenéis algún chavalín  al que le encantan las consolas, ¿Por qué no probar con The last guardian”?

¡No olvidéis compartir vuestra experiencia!

Aquí tenéis el enlace del trailer para que veáis que chulada. 


Y si la información de esta entrada os parece interesante, os agradecería enormemente que lo compartierais J