Familia comprometida

Con el cambio climático, los veranos cada vez son más duros y cálidos. El clima se endurece y las noches que antes eran frescas, se han tornado asfixiantes. El aumento de la temperatura ha traído consigo un montón de efectos y consecuencias y, obviamente, nosotros no somos los únicos afectados. Pero si somos los únicos con conocimientos y medios para ayudar a otros animales a soportar las temperaturas tan agresivas que nos deparan.

Ya sabéis que siempre digo que nuestras acciones son nuestra mejor herramienta para educar a las niñas y los niños. Si nuestros actos van encaminados a ayudar a otros y paliar o evitar su sufrimiento, será fácil que los niños y niñas crezcan esforzándose por valores parecidos. Es importante que vean que ayudar a otros no es una opción, sino un deber de quienes podemos hacerlo. Si un simple gesto nuestro puede paliar el sufrimiento a otros individuos, ¿Cómo no hacerlo?

Así que os propongo unas ayudas que cada día se vuelven más imprescindibles para los animales con los que compartimos entorno que podéis construir en familia. Podéis preparar tantos como os parezca y colocarlos en diferentes lugares. Al igual que a nosotros, a los otros animales también les encanta refrescarse cuando el calor aprieta, pero con las pocas lluvias de las últimas semanas, encontrar un charquito de agua donde hacerlo es más complicado.

Al colocarlos, es importante que vigiléis que sea un lugar seguro y que no facilite el acceso a los predadores u otros peligros, como personas con malas intenciones.

¿Os animáis a ayudar a que otros animales pasen un verano más fresquito?

Para quienes tenéis ventanas con acceso al exterior, podéis poner un recipiente no metálico en ellas. Es ideal si es un lugar con sombra, sino es importante ir cambiando el agua con frecuencia para que no se caliente demasiado. Si el recipiente es lo suficientemente grande, las aves, además de beber, podrán bañarse. Recordad poner algún peso en la base para que no se lo lleve el viento y, al colocarlo en casa, es genial porque podremos observar a los pájaros e insectos que se acerquen a beber y refrescarse.

En aquellos pueblos en que, desgraciadamente, todavía malviven animales domésticos en la calle, como perros y gatos, en ésta época es importante proveerles de agua fresca. Pero éste bebedero no solo sirve para perros o gatos, de él también podrán beber ratoncillos y otros animales con los que convivimos. Para hacerlo solo necesitamos una botella de plástico y un recipiente plano con algo de volumen. Tendremos que hacer un par de agujeros en la base de la botella y fijarla al recipiente con un poco de silicona. De esta manera, el agua de la botella irá llenando el recipiente a medida que este se vacíe.

bebederogatojpg

Y mi última propuesta es este genial comedero para mariposas de "La huerta de Toni". Es tan sencillo como escoger un plato rígido de un color llamativo para ellas y instalar algún soporte para colgarlo (si es el caso). Hecho esto, podéis rellenarlo con dos recipientes diferentes: uno con agua azucarada, otro con tierra húmeda y, además, poner trocitos de fruta por el plato. En el enlace original tenéis una lista, además, de plantas que favorecen la llegada de mariposas.

 Espero que estas ideas os faciliten ayudar al resto de animales en familia. Son objetos fáciles de elaborar hasta para los más pequeños y, todo lo que les rodea, es amor, ayuda y compasión.

Recordad que el ejemplo es el regalo más importante que podemos hacer a los más pequeños.

¡Feliz jueves, familia!