El cazador y la tribu de los Lazulis

La literatura infantil es uno de los espacios que la sociedad usa para normalizar el abuso y el maltrato animal. Además de definir a los animales por el uso que les damos (de granja, de compañía, salvajes, de zoológico) nos insensibilizan ante actitudes totalmente deleznables a través de diferentes estrategias. Una es la descalificación, en la que se atribuyen características negativas a algún animal para conseguir romper con nuestra empatía natural hacia ellos. Es el caso de los cerdos, a quienes muchos cuentos se apresuran a definir como brutos y sucios, características totalmente falsas. Otra de las estrategias, es la normalización de situaciones de abuso usando la mentira. Los cuentos están llenos de vacas que dan leche y animales de zoológico felices. Leyendo desde pequeños, se nos dice que el resto de animales están aquí para que los usemos como prefiramos.

Por eso, cuentos como El cazador y la tribu de los Lazulis, editado recientemente por La Locomotora Editorial, son iniciativas a apoyar y difundir. Una nueva literatura está surgiendo y no puedo más que alegrarme. Y mucho.

La autora, Aida Cortecero es, ante todo, defensora de los derechos de los animales. Es presidenta fundadora de la Asociación ICA Animalista y colabora de manera activa Cocinillas en Acción, la cual prepara catering veganos para eventos animalistas. También conduce un programa semanal en la radio mallorquina en el que se trata el veganismo desde el humor y está preparando un fanzine junto a un compañero.

Difunde el veganismo a través de charlas en eventos y colegios y forma parte de una batucada solidaria, Tambors per la Pau.

Y, hace poquito, ha salido a la venta su primer cuento, El cazador y la Tribu de los Lazulis. Hemos querido hacerle algunas preguntas para conocer más el cuento y su historia.

elcazadorylatribudeloslazulis_1jpg

¿De qué trata el cuento “El cazador y la tribu de los Lazulis”?

El cuento va sobre un cazador que caza animales para comer. En la historia encontramos  personajes que se identifican con diversos sentimientos, como el loro, que representa la empatía o incluso la conciencia, o la tribu de los Lazulis, que encarnan la máxima de “no hagas a otros lo que no quieres que te hagan aquí”. ¡Aquí está el quid del cuento!

¿Qué te llevó a escribirlo?

Descubrir los materiales que hay con respeto al trato de los animales hace muy evidente el enfoque que se le da. Esto, sumado a la falta de materiales alternativos me llevó a escribirlo.

¿Te costó mucho editarlo?

En un principio iba a autoeditarlo, pero varias casualidades me llevaron a ponerme en contacto con la librería Olacacia que tiene una editorial (La Locomotora Editorial) y con ellas fue todo muy fluido y muy sencillo. Es una editorial con muchas ganas de facilitar nuevos materiales.

Alas, el loro sabio, trata de explicar a Gallo los sentimientos y emociones del conejo para que lo libere. ¿Crees que la empatía puede ayudar al resto de animales?

Muchísimo, es la base que nos permite abrir y romper con el antropocentrismo con el que nos educan, y extender la justicia al resto de animales.

¿Cómo crees que influye la lectura en las niñas y niños? ¿Qué mensaje sobre el resto de animales les llegan a través de los cuentos y libros?

La lectura influye muchísimo, es a través de estas historias y cuentos las niñas aprenden lo que es el mundo y el mundo que se van a encontrar más adelante, haciéndose una idea de lo que está bien y lo que está mal. Si ya de niñas vamos asimilando, por ejemplo, el especismo como algo normal porque es lo que encontramos en los cuentos, ¡imaginate! Por suerte, existe otro tipo de lectura donde se ven estos valores de manera diferente, y ésta es la literatura imprescindible.

Les llegan muchos mensajes sobre el resto de animales pero también sobre muchos otros temas. Ser una princesa y que te tenga que salvar un príncipe nos transmite la idea que las niñas deben esperar a la llegada de un señor a solucionar sus vidas. Este es uno de los mensajes más típicos de aquellos cuentos.

Es a través de los cuentos que rompemos o perpetuamos valores y comportamientos, por eso es tan importante la literatura infantil alternativa, fundamentada en unos valores de respeto y justicia.

¡Muchísimas gracias, Aida! ¿Algo que quieras añadir?  

Animar a la gente a hacer este tipo de material, especialmente a aquellas personas activistas y vinculadas con el mundo de la defensa animal. Solo a través de los sentimientos conseguiremos llegar al corazón de las niñas y los niños. Pero, ¡adelante! No es sencillo pero si posible y necesario.

 

Así que ya sabéis, amigas y amigos, ¡una nueva historia para descubrir junto a vuestros pequeños!

¡Y ya podéis conseguirlo en la tienda Dekimba

¡Feliz fin de semana!