Educación Humanitaria

El actual sistema educativo, y todo y todos los que en él confluyen (métodos, teorías, maestros y maestras, materiales, otros profesionales,…) parten de una visión antropocéntrica del mundo y de la vida. El ser humano es el centro de todo lo que acontece en el planeta tierra. Y los beneficios que éste pueda sacar justifican cualquier actitud para con los animales.

No puedo parar de preguntarme… ¿Cómo podemos pedirles a nuestras niñas y niños que sean amables, bondadosos y solidarios con otros seres humanos, si les enseñamos y justificamos abusar y maltratar al resto de animales para sacar beneficio? ¿Agrandar al máximo posible el círculo de compasión no debería ser un objetivo común y transversal de todos aquellos que intervienen, de una forma u otra, en la educación infantil?

La educación humanitaria se alza como método pedagógico contra tantos años de antropocentrismo. En ella se incluyen los derechos humanos, la protección del medio ambiente y la defensa del resto de animales como un todo indivisible. Se fomentan acciones  de respeto, compasión, cuidado y solidaridad para conseguir mejorar la convivencia entre todos los seres vivos del planeta.

FAADA es una de las entidades punteras en la formación en Educación Humanitaria en nuestro país y yo tengo el orgullo y la emoción de volver a participar en uno de sus cursos. Este sábado lo cerramos con una visita a la Asociación de Defensa de Équidos y hablaremos de juegos, juguetes y cuentos y cómo influyen en la visión de las niñas y los niños sobre el resto de animales.

Estad atentos a la web de FADAA para las próximas ediciones del curso.

¡Un abrazo y feliz fin de semana!