Declaración Universal de los Derechos de la Infancia

Todos entendemos que las niñas y los niños necesitan una atención y protección especial. Al igual que otros mamíferos, los seres humanos nacemos completamente dependientes de los cuidados de otras personas. Sin ellas, no sobreviviríamos.


Por eso, hace décadas, las Naciones Unidas redactaron la Declaración de los Derechos de los niños y las niñas. Aunque a veces quede en papel mojado, se marcaron líneas rojas que nadie debería poder pasar. Todo, para proteger a los más pequeños de las monstruosidades de nuestra humanidad.

En ellos, se habla de las garantías básicas que deben envolver a todo infante de nuestro planeta.

Sin embargo, el especismo se hace patente en nuestra sociedad, una vez más, cuando protegemos a las crías de una especie (la nuestra) y usamos, maltratamos y asesinamos a cientos de miles de otras.

Hijos e hijas de alguien, recién nacidos, que diariamente son producidos (si, como si fueran cosas), maltratados y asesinados sin ningún tipo de reparo. Y todos lo sabemos.

Los pequeños cerditos deben temer a sus madres, encerradas en jaulas de engorde que les impiden moverse, acercarse a ellos y cuidarlos.

Los pollitos raramente conocen a sus madres, encerradas en jaulas para poner huevos hasta que su cuerpo no diga más. Si los pollitos son hembra, seguirán los tristes pasos de las otras gallinas. Los machos, en cambio, son asesinados al instante, tras el sexado (proceso por el cual se separan machos y hembras), triturados, gaseados o tirados a la basura en bolsas cerradas.

Las focas son perseguidas, separadas de sus madres y asesinadas brutalmente a palos. Solo por su piel.

Podríamos hablar de cientos de ejemplos en los que despreciamos la sacralidad de la maternidad y la inocencia de los más pequeños. Como el caso de las terneras y terneros, que son asesinados para hacernos con SU leche.

Este tristísimo video de We Animals, Igualdad Animal y Decipher Images nos muestra la realidad de miles de vacas lecheras y sus hijos e hijas.

https://www.youtube.com/watch?v=QTikUAs44AE

El domingo 20 de noviembre se conmemora la Declaración de los Derechos de los niños. Y no puedo dejar de pensar en todas esas niñas y niños que, por su especie, son discriminados y torturados. Solo por nuestro placer.

Todavía queda mucho trabajo por hacer.

Entre todo ese trabajo, enseñar a nuestras niñas y niños que los bebés del resto de especies son como ellos. Y, que al igual que las crías humanas, deben ser protegidas, cuidadas y respetadas.

 

��T`���